135142526173V45N

Expertos comparten sus deseos para el Año de la Innovación

2/01 2013

Gentileza innovacion.cl, autor: Sebastián Andrade

Cuando todavía resuenan los ecos de las celebraciones por la llegada de un nuevo año, el de la Innovación, en el ambiente emprendedor e innovador se han generado diversas expectativas por las medidas que se puedan anunciar. Eso si, los especialistas advierten sobre la necesidad de dar importantes pasos para hacer de Chile un país realmente innovador.

Hasta que llegó. Parecía muy lejano cuando el Presidente Piñera anunció en noviembre de 2011, durante la entrega de los Premios Avonni, que el año que está comenzando sería el de la Innovación. Doce meses en los que se espera se materialice una serie de iniciativas destinadas a fomentar la innovación en distintos niveles a lo largo del país. La misión es hacer de nuestro país un polo innovador en la región.

Aunque muchos anuncios no ha habido hasta ahora, sí se sabe que se constituyó una Comisión Asesora Presidencial, cuya labor se relaciona con el diseño de una nueva estructura institucional en materia de ciencia, tecnología e innovación, encabezada por ex presidente de la Sofofa, Bruno Philippi. Según reveló ante el Consejo Nacional de Innovación para la Competitividad (CNIC) el vicepresidente Ejecutivo de Corfo e integrante de esta comisión, Hernán Cheyre, el trabajo de la misma consta de tres ejes: educación y ciencia para la innovación, innovación para la competitividad y el emprendimiento, e innovación para mejorar la calidad de vida. Asimismo, hay conocimiento de la existencia de una agenda de innovación para este año, que será presentada durante este mes y que detallará las actividades e iniciativas que comprende para el gobierno este Año de la Innovación.

Pero, ¿qué esperan los especialistas de este año? Y ¿cuáles son sus anhelos? Varios de los más renombrados del ecosistema relacionado con el emprendimiento, comparten con Innovación.cl sus deseos sobre este 2013.

 

Javier Salcedo, gerente general del Club de Innovación, que agrupa a las grandes empresas que adoptaron el camino de la innovación, es optimista con lo que pueda pasar y revela que le gustaría que se lograra una gran articulación entre todos quienes componen este ecosistema. “Hay tanta energía y ganas, que es muy importante que todos empujemos y rememos para el mismo lado, porque, al final todos tenemos el mismo objetivo de ver a Chile convertido en un país símbolo de la innovación y el emprendimiento en la región”. Para lo cual, explica, es necesario sumar fuerzas y optimizar los esfuerzos y energías disponibles.

A su vez, José Miguel Benavente, académico y miembro del CNIC, cuenta a Innovación.cl que el gobierno planteó esto del Año de la Innovación como una manera de poner los temas de innovación en el discurso público. Lo que considera una buena herramienta para hacerla más visible al resto de la sociedad y “bajarla” de las élites. Iniciativas, explica Benavente, que se enmarcan dentro de un conjunto de propuestas, que vienen acompañadas de recursos que ascienden a cerca de US$ 85 millones y que conforma un elemento adicional a lo que se venia haciendo en materia de innovación. “En general, se trata de buenas noticias, pero desde el punto de vista del presupuesto nos falta muchísimo. Estimamos que desde el mundo público, todos los años se deberían invertir cerca de US$150 millones en recursos frescos para proyectos nuevos. Se necesitan incrementos persistentes, no sólo para años especiales como éste”, señala.

Salcedo coincide en “aterrizar” las bondades de la innovación a la gente y cree que se puede avanzar mucho enseñándole que ésta se encuentra mucho más cerca de lo que cree. “No se trata de ser científico para innovar ni de estar metido en laboratorios haciendo grandes descubrimientos. La innovación puede estar a la vuelta de la esquina y ser muy cotidiana. Creo que en Chile se innova mucho más de lo que se cree. Cualquier personas puede generar innovación y creo que es muy importante que ese mensaje sea captado por la gente”.

Foco en empresas pequeñas y medianas

 

Advierte Benavente que si se rige por lo expuesto por el vicepresidente Ejecutivo de Corfo ante el CNIC, la única objeción que tendría que hacer, se relaciona con que las propuestas que hay para el año 2013 tienen un sesgo elitista dado que apuntan a empresas grandes, que pueden hacer I+D más que innovación, emprendimientos innovadores como Startup Chile o la llegada de centros de excelencia. “Si bien se trata de políticas que apuntan a empresas importantes, son muy pocas, dentro del total de empresas que hay en Chile. El mercado potencial de empresas que se pueden acoger al crédito tributario, corresponde a menos de mil empresas en Chile, cuando los registros del Servicio de Impuestos Internos nos dicen que hay más de 1 millón de empresas en el país”.

Es por ello que Benavente cree que lo que le falta al programa es promover que la innovación es un fenómeno sistémico, que no sólo puede ser utilizado por las grandes empresas y que las pequeñas y medianas sí pueden acceder a mejoras en sus procesos.

Desde la perspectiva del ForoInnovación, su presidente Raúl Rivera, que también es parte del directorio de Asech, piensa que si se logra convencer a la gran mayoría de los chilenos que el único camino para alcanzar el desarrollo es convertirnos en un país innovador, habremos dado un paso importante. Sin embargo, estima que se necesita una real vocación política para encarar los grandes obstáculos que todavía persisten en Chile para innovar en ámbitos críticos y que constituyen una gran barrera al desarrollo de iniciativas innovadoras.

También explica Rivera que en Chile existe una institucionalidad que se opone a la generación de cambios y a la innovación en el país. La que, dice, es necesario superar en este año de la innovación. Dificultades que se relacionan con sacar adelante el proyecto de crear empresas en un día; impulsar la reforma del IVA, que permita que las empresas sean agentes de retención y no las propias pymes que facturan. “Porque eso significa que tiene que pagar a los 30 días, en circunstancias que los proveedores pagan mucho después de eso”. Y también superar ciertas características anticompetitivas del entorno, como las que hay el sector financiero, que impiden que se desarrollen mecanismos innovadores, como Cumplo, que obtuvo un importante premio en los Avonni 2012.

Depender de lo que se hace


Javier Salcedo piensa que para que nuestro país se convierta en un país realmente con altas capacidades innovadoras, hay que tener la claridad que los recursos naturales no son suficientes y que la innovación y el emprendimiento son factores esenciales para el desarrollo del país. “Mirando a futuro, no podemos seguir dependiendo de la minería como lo hacemos hoy. Es necesario dar un salto, para lo cual las capacidades y talentos son fundamentales". En el mismo sentido, Raúl Rivera piensa que la única manera de avanzar es superando los obstáculos que pone el sistema al emprendimiento y la innovación, porque sino, nos vamos a quedar en la cosmética y será todo sólo discurso, con un entorno emprendedor e innovador que verá bloqueada sus iniciativas. “Veo que como país no nos hemos puesto las pilas para decir que queremos ser innovadores y dejar de ser minero-dependiente. La verdadera gran tarea es convertirnos en un país innovador, que no depende de lo que tiene sino que de lo que hace”.

En tanto, el consejero del CNIC cree indispensable reimpulsar algunas instituciones que existen hace mucho tiempo y que han sido dejadas de lado, como el INIA y otros vinculados a ámbitos pesqueros o mineros, a los que se les podría vincular al “extensionismo tecnológico”, que significa desarrollar buenas prácticas, conocimiento aplicado, de forma que, cuando la tecnología esté relativamente estandarizada, hacerla extensible a pequeños agricultores, pescadores, forestal, etc. “Creo que se podría hacer un esfuerzo por potenciar ese tipo de institutos y entregarle las herramientas para que contraten gente de calidad, incluso aquellos que están estudiando en el extranjero con Becas Chile, para que desarrollen investigación aplicada, incluso en ámbitos regionales y rurales”.

Analizando el marco institucional que tiene nuestro país, Rivera piensa que los países innovadores son aquellos que poseen institucionalidades inclusivas donde cualquier persona que tenga una buena idea tiene la posibilidad de tener éxito. Como contrapartida, explica que en las institucionalidades extractivas, el poder está capturado por una élite que diseña las instituciones para preservar su poder, impidiendo el avance de las fuerzas innovadoras, que por definición son disruptivas. “Ahí está el gran desafío del país para este año: tener la vocación de avanzar con fuerza para contar con una institucionalidad inclusiva y ser disruptivos. Si no hay un giro realmente potente y copernicano, que sea capaz de cambiar los paradigmas sobre los cuales está construida nuestra institucionalidad, este año no va a pasar del slogan y va a pasar a la historia como el año de la declaración y no de la disrupción.

 

 

Puedes revisar este artículo en www.innovacion.cl